Prensa

FaceBook Twitter LinketIn Instagram YouTube Pinterest

Noticias y actualidad

Un sistema Internacional que merece confianza

Titular noticias

Los compradores exigen opciones sostenibles: ¿se están sumando las empresas?


Por Kelly Hawrylyshyn, Asesor Principal, Movilización Recursos Globales Fairtrade International
 
Cada vez más de nosotros expresamos nuestros valores a través de nuestras compras diarias. Exigimos cada vez más información sobre lo que incluye nuestra alimentación y nuestro consumo, de dónde viene y cómo se hace lo que adquirimos.


Las marcas están respondiendo con una asombrosa gama de etiquetas y reclamos desde orgánicos a veganos, desde "de origen sostenible" a "sin crueldad", desde helados hasta cremas de manos.
El Día Mundial del Comercio Justo que hemos celebrado hace apenas unos días es un excelente momento para hacer un acto de reflexión, y desde Fairtrade queremos analizar qué consideraciones éticas y de sostenibilidad son más importantes para los consumidores y preguntarnos;

- ¿Qué quieren saber los compradores?
- ¿Están influenciados por las afirmaciones de sostenibilidad de las empresas, o necesitan ver que las marcas están realmente "hablando la conversación"?
- Y como consumidores, ¿nuestras elecciones realmente hacen una diferencia?

 
El impacto ambiental y los salarios justos son lo más importante para los compradores

Según una nueva investigación realizada a más de 5.000 consumidores en Francia, Alemania, Italia, España y el Reino Unido, la gran mayoría de nosotros tenemos en cuenta la sostenibilidad al comprar productos cotidianos como alimentos, bebidas y cosméticos. La encuesta fue encargada por un consorcio de organizaciones de Comercio Justo y moda ética, incluida Fairtrade International, como parte del proyecto financiado por la Unión Europea, Trade Fair, Live Fair.

Casi cuatro de cada diez consumidores dijeron que su principal prioridad es que los alimentos y las bebidas se produzcan de una manera que no dañe el medioambiente, mientras que un tercio da prioridad al pago a los trabajadores de un salario justo y digno, y que se garantice que los animales no sufran daños. En general, cuando se les pidió elegir entre siete atributos de sostenibilidad posibles que también incluían producción local u orgánica, envases reciclables y condiciones de trabajo seguras, solo el 9% de los encuestados dijo que ninguno de los problemas era importante para ellos.

La encuesta revela diferencias interesantes entre países. Los alemanes dieron la calificación más alta a la producción respetuosa con los animales y el cultivo local  (45% y 38% respectivamente), mientras que los consumidores del Reino Unido calificaron la producción más respetuosa con el medioambiente y los envases reciclables fueron los más altos (37%), mientras que los cultivos locales fueron menos importantes (17%). Los consumidores exigen más transparencia y quieren que las empresas aborden los problemas globales.
 
A pesar de estas diferentes prioridades, está claro que, en general, los consumidores quieren saber qué están haciendo las marcas para hacer una diferencia, tanto dentro de sus propias cadenas de suministro como a nivel mundial. Tres cuartas partes de los encuestados querían que las compañías de alimentos dijeran de dónde provienen los ingredientes de sus productos, y un número similar quería saber cómo se producen sus alimentos. El 61% busca información sobre cómo las empresas de alimentos protegen los Derechos Humanos de los trabajadores.

Los hallazgos europeos se reflejan en un estudio global realizado por Accenture de 35,000 personas en 35 países que revela que dos tercios de los consumidores toman decisiones sobre qué comprar según la transparencia de una empresa. El 62% quiere que las empresas tengan valores éticos y demuestren autenticidad.

Los encuestados en este estudio, Trade Fair, Live Fair,  pusieron un énfasis aún mayor en que las marcas tomen medidas en los desafíos globales clave, incluida la protección del medioambiente (88% como importante), el cambio climático (85%), la pobreza global (84%) y la desigualdad de género (77%).

 
La confianza es clave para impulsar un ciclo de creciente sostenibilidad

La investigación destaca el deseo de transparencia de los consumidores, lo que lleva a la confianza. Las empresas deben respaldar sus afirmaciones de sostenibilidad, por ejemplo, al estar certificadas de forma independiente. Una encuesta reciente de GlobeScan a más de 9,000 consumidores en ocho países, incluidos los mercados más grandes del mundo, mostró que el 85% de los que reconocen la etiqueta Fairtrade confían en ella, y el 69% dijo que la etiqueta les facilita decidir si el producto es producido responsablemente.

La buena noticia es que cuando las personas votan con sus billeteras, las empresas reciben el mensaje y responden. El año pasado, el supermercado holandés Coop cambió por completo a las bananos Fairtrade. El minorista alemán Lidl hizo lo mismo en varios países europeos. Nespresso también ha ampliado su abastecimiento de Comercio Justo, y la cadena de supermercados del Reino Unido, Waitrose, se ha comprometido a utilizar todo el cacao de Comercio Justo certificado Fairtrade en sus productos de confitería de marca propia para fines de 2019. Las marcas pueden y harán más cuando exista la demanda.

Los gobiernos también tienen un papel importante que desempeñar: más del 70% de los compradores encuestados, según la investigación de Trade Fair, Live Fair,  dijo que los legisladores deben hacer más para apoyar el consumo sostenible.

Los consumidores están tomando decisiones informadas sobre las compras diarias. Los gobiernos, respaldados por la presión pública, están desempeñando un papel político más fuerte. Las empresas están limpiando sus cadenas de suministro y ofreciendo opciones más sostenibles. A través de este ciclo virtuoso, nosotros, los consumidores, las empresas, la sociedad civil y los gobiernos, todos podemos ayudar a impulsar el progreso hacia un comercio más justo y un futuro más sostenible para todos nosotros, especialmente para los productores y trabajadores. Una vida digna. Condiciones de trabajo seguras donde se respeten los Derechos Humanos de todos. Protección del medioambiente. Defensa del clima.

En el mes del Comercio Justo, comprometámonos a llegar juntos.

Lea un resumen en inglés de los resultados de la encuesta al consumidor

El proyecto Trade Fair, Live Fair, financiado por la Unión Europea, se une a las fuerzas colectivas de 21 organizaciones y esquemas de certificación que trabajan en el Comercio Justo y la moda ética, incluido Fairtrade International, para avanzar en la producción y el consumo sostenibles (ODS 12). Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad exclusiva de Fairtrade International y no reflejan necesariamente los puntos de vista de la Unión Europea.

Últimas noticias









Recibe nuestro boletín



Encuentra los establecimientos donde venden productos de comercio justo certificado en tu provincia.