Prensa

FaceBook Twitter LinketIn Instagram YouTube Pinterest

Noticias y actualidad

Un sistema Internacional que merece confianza

Titular noticias

Construir un mundo sin pobreza es posible


La celebración del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza tiene gran trascendencia para visibilizar esta causa que tanta necesidad urge y que se relaciona directamente con el primer Objetivo de Desarrollo Sostenible; Poner fin a la pobreza en todas sus formas y en todo el mundo.


Hay una triste realidad en nuestro presente y es que el 1% de la población más rica posee tanta riqueza como el resto del mundo. Además de que en todo el planeta, más de 800 millones de personas aún viven con menos de 1,25 dólares al día y muchos carecen de acceso a las necesidades más básicas, como alimentos, agua potable y saneamiento adecuados, según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Hay una riqueza que empobrece, que genera una gran desigualdad mundial y se caracteriza principalmente en la acumulación del poder en manos de pocos. Podríamos definirlo como una balanza social con grandes desigualdades.

Hace ya 30 años, Joseph Wresinski, un importante activista fundador del Movimiento por los Derechos Humanos, fue una de las primeras personas que puso en evidencia el vínculo directo entre los Derechos Humanos y la extrema pobreza y realizó un llamamiento para luchar contra esta problemática, animando a conmemorar el Día Mundial para superar la pobreza. Años después la Asamblea General de las Naciones Unidas, declaró el 17 de octubre como el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

Este año además la conmemoración es aún mayor si cabe ya que también celebramos el 70º aniversario de la proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y es esencial recordar el vínculo directo y fundamental que existe entre la extrema pobreza y los Derechos Humanos, además del hecho de que las personas que viven en situación de pobreza se ven gravemente afectadas en la violación de los Derechos Humanos más básicos y primarios.

Según afirma el Prefacio de Los Principios Rectores sobre la Extrema Pobreza y los Derechos Humanos; "En un mundo caracterizado por un nivel sin precedentes de desarrollo económico, medios tecnológicos y recursos financieros, es un escándalo moral que millones de personas vivan en la extrema pobreza".

La sociedad debe tener muy presente y ser totalmente consciente de que la pobreza no solo es una cuestión económica y de falta de ingresos sino que es una grave realidad social que afecta a diversos ámbitos y empobrece el tener una vida justa y digna a todas las personas que lamentablemente la sufren.

La pobreza en todas sus formas en un problema muy peligroso que urge por todos los medios erradicar en todo el mundo, por tanto es una obligación de todas las sociedades la lucha por su erradicación. Como he mencionado con anterioridad es causa de graves violaciones de los Derechos Humanos que atentan contra la dignidad e igualdad individual y que afectan a todos los ámbitos sociales y vitales; económico, político, cultural, civil y social.

Pero las buenas noticias es que construir un mundo sin pobreza es posible, claro, que todos los agentes sociales deben estar comprometidos y concienciados y estar unidos en la construcción y consecución de sociedades en las que los Derechos Humanos, al igual que la dignidad y la igualdad sean Derechos Universales respetados, valorados y salvaguardados. Y el Comercio Justo es una herramienta imprescindible para el alcance y la contribución de un mundo sin pobreza.

"La pobreza extrema en cualquier lugar, es una amenaza a la seguridad humana".
Kofi Annan

Últimas noticias









Recibe nuestro boletín



Encuentra los establecimientos donde venden productos de comercio justo certificado en tu provincia.