Titular noticias

El cambio climático: los caficultores sienten el calor


El pasado diez de junio se publicó en Huffington Post este artículo escrito por Harriet Lamb, CEO de Fairtrade International.

Los caficultores en Perú se han visto gravemente afectados por un brote devastador de la roya en las hojas. A través de Fairtrade, han podido aprender nuevas técnicas para adaptarse al cambio climático.
 
A sólo un tiro de piedra de mi oficina en Fairtrade International, se está negociando esta semana en las Naciones Unidas sobre el cambio climático en Bonn están trabajando día y noche para negociar un acuerdo de la cumbre en París este diciembre. Pero mientras negocian en las primeras horas de la mañana, puede ser que vean que el café negro que les mantiene despiertos está bajo amenaza del cambio climático.
 
Los productores de café desde Indonesia a Tanzania a Guatemala están sintiendo el calor. Las altas temperaturas, los fenómenos meteorológicos extremos, el aumento de las plagas y enfermedades de las plantas están afectando tanto a la calidad como cantidad de los cultivos del café. Los granos del café Arábica -los cuales representan el 75% de las ventas mundiales- son particularmente susceptibles a incluso pequeños cambios en las temperaturas. Según un reciente estudio pbulicado por el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), se espera que la producción de café en algunos países disminuya hasta un cuarto para el 2050. Debemos esperar a pagar significantemente más por nuestra dosis diaria de café - si podemos conseguirlo. Como dijo el experto en clima Dr. Peter Baker, en un encuentro en abril organizado por los productores de café nicaragüenses: "Necesitamos un sentido de urgencia para hacer frente a la crisis del café causada por el cambio climático. Y necesitamos un nuevo conjunto de normas para hacer frente a la fijación de precios en todo el  sector."

Podríamos quejarnos, pero seamos sinceros: nos podemos dar el lujo de pagar un poco más por nuestro café con leche mañanero. Inevitablemente, son los pequeños productores en los países en vías de desarrollo los que más sufrirán.  Se estima que unos 25 millones de familias en todo el mundo dependen de la producción del café para su subsistencia. Una cooperativa de café Fairtrade en Malawi informa que que el cambio climático ha acabado con casi la mitad de los 10 millones de cafetos que plantaron desde 2003.  En América Central y Sudamérica, muchos productores están enfrentándose a un brote devastador de la roya, una enfermedad fúngica ligada a las altas temperaturas. En febrero, visité Guatemala y me quedé muy sorprendida. En todos los debates con los productores el tema del cambio climático seguía saliendo. Los caficultores nos dijeron que su cosecha se redujo en un 40% - y que dependen del café para tener ingresos así que imaginad el impacto.

Y no es solo el café - cultivos como el arroz, té, harina, maíz, plátano y cacao están en riesgo por el cambio climático. Según la ONU, incluso un pequeño aumento global de 1ºC en la temperatura podría conducir a reducciones del 5-10% en los cultivos de cereales. Doce millones de hectáreas de tierra productiva se vuelven estériles cada año debido a la desertificación y la sequía - afectando a más de mil millones de personas. El aumento del nivel del mar en el delta de Ganges significa que el suelo se está convirtiendo en demsiado salado para cultivar arroz - amenazando la seguridad alimentaria de 3 millones de personas. Conocimos a los apicultores que trabajan en la protegida biosfera maya, moviendo sus cabezas mientras nos enseñaban las colmenas vacías: hacía demasiado frío para esa épica del año y las abejas no estaban haciendo ninguna miel.

En Fairtrade hemos establecido nuestros planes para el 2020. Y fueron los productores los que pusieron el cambio climático en nuestra agenda: adaptarse a nuevos patrones climáticos es una realidad cotidiana para ellos. Desde Kenia hasta Perú, los productores están utilizando la Prima Fairtrade que obtienen de las ventas certificadas con Fairtrade para investigar e invertir en esquemas innovativos para ayudarles a combatir los cambios climáticos. Los productores de té en Malawi por ejemplo han utlizado la Prima para plantar árboles autóctonos y exóticos en la zona para mejorar el suelo y atraer más lluvia. Nuestros estándares Fairtrade incluyen normas ambientales estrictas destinadas a fomentar la producción sostenible de alimentos.

Todo el mundo tiene un papel en la cadena mundial de suministro de alimentos - es por eso, que con la ayuda pública y los fondos privados, estamos desarrollando proyectos de adaptación como la reforestación en Perú, y creando parcelas agrícolas de demostración con los productores de té en Kenia, trabajando juntos con las organizaciones asociadas.

También estamos actualmente desarrollando Créditos de Carbono Fairtrade, para hacer más fuertes económicamente a las comunidades agrícolas contra los efectos del cambio climático mientras hacemos posible que las empresas reduzcan su huella de carbono. Los productores tendrán un papel clave en desarrollar los proyectos ellos mismos, y recibirán una Prima Fairtrade por cada crédito vendido para invertir en más formas de adaptación al cambio climático.

Pero todo esto contará poco si los gobiernos no hacen su parte. Así como los negociadores de la ONU toman otro espresso para mantenerse despiertos por la noche, espero que puedan recordar que hay mucho más que café en juego - el futuro de millones de agricultores, productores y trabajadores alrededor del mundo dependen de los compromisos y la acción para mantener el cambio climático bajo control.

Aquí puedes leer el artículo original en inglés del Huffington Post.
 
 

Mas sobre el tema: cambio climático , cambio climatico , cafe , peru
19/06/2015
Laura Perona
Últimas noticias