Empoderamiento de la mujer

La desigualdad de género sigue siendo un obstáculo importante para el desarrollo humano a nivel mundial. Fairtrade se dedica a promover la igualdad y permitir que las mujeres y los hombres accedan por igual a los beneficios de Fairtrade.


La exportación de cosechas constituye la gran mayoría de productos Fairtrade y en la producción suelen trabajar solo los hombres. Datos muestran que las mujeres representan sólo el 25% de los pequeños productores y trabajadores que participan directamente en Fairtrade. Sin embargo, estas cifras no tienen en cuenta a las mujeres que son familiares de los miembros y que contribuyen a la producción de los productos básicos de las organizaciones de los pequeños productores. A pesar de que las mujeres están a menudo muy involucradas, su trabajo es rara vez reconocido y recompensado.
 
El papel de la mujer en la agricultura ha aumentado con el tiempo, por diversas razones, incluyendo la migración, los conflictos y la incidencia del sida. Estimaciones actuales indican que las mujeres constituyen alrededor del 43% de la fuerza laboral agrícola en los países en vías de desarrollo, con grandes variaciones de país a país. Sin embargo, las mujeres tienen menos acceso a los recursos productivos como la tierra, los insumos, la información, los créditos y la asistencia técnica - provocando así la "brecha de género" en la agricultura.

Con la creciente preocupación por la inseguridad alimentaria y la necesidad de alimentar a una población en crecimiento, hay un renovado interés en dar a las mujeres el mismo acceso a los recursos productivos que a los hombres para aumentar la productividad. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estima que cerrar la brecha de género en la agricultura podría reducir el número de personas personas desnutridas en 100-150 millones, y podría aumentar la producción agrícola en los países en vías desarrollo entre 2,5 y 4%.

"Entre el 60-80% de la comida mundial está producida por mujeres"

 
Los profesionales de desarrollo y de investigación recomiendan cada vez más intervenciones positivas de género para las mujeres, sus familias y sus sociedades; por ejemplo, para mejorar la salud, el bienestar, la autonomía y la influencia de las mujeres, así como para mejorar la educación y el bienestar de los niños al tiempo que se contribuye al crecimiento económico.

Sin embargo, a pesar de un consenso general sobre los beneficios de abordar la desigualdad de género, los esfuerzos hasta ahora no han sido suficientes para las mejores y transformaciones necesarias para empoderar a las mujeres en la agricultura.


El enfoque Fairtrade

El enfoque de Fairtrade pretende abordar las relaciones desiguales de poder con el fin de promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Esto se logrará mediante el fortalecimiento del capital humano, social, financiero y físico del capital de la mujer. Este enfoque se alinea con el marco estratégico de  Fairtrade 2016-2020 y dirigido por la teoría del cambio de Fairtrade. Además, adopta el marco del género en el trabajo y refleja las recomendaciones del informe de igualdad en la cosecha.

La estrategia de género de Fairtrade busca promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en las organizaciones de productores mediante la construcción de poder y autonomía en las mujeres y las niñas. La estrategia tiene como objetivo ofrecer un enfoque transformador sobre la igualdad de género en el sistema Fairtrade

Los enfoques transformadores sobre la igualdad de género comparten una comprensión de la necesidad de ir más allá de la participación de las mujeres en las actividades e instituciones, para desafiar los patrones de género aceptadas y estructuras con el objetivo de reequilibrar de forma permanente y profundamente la desigual distribución del poder entre las personas de diferentes géneros.
 
Fairtrade también reconoce que el género es una de las diversas variables que determinan las relaciones de poder y las desigualdades sociales que resultan de una red de factores contextuales, como la raza, la clase, la identidad religiosa o étnica, y la discapacidad. Además, las cuestiones sociales en las cadenas de producción agrícolas varían según la región, el país y el contexto local y que continúan evolucionando y se vuelven cada vez más complejas. Si bien el enfoque de Fairtrade se centra principalmente en los cambios en las actitudes, las prácticas y las políticas en la producción agrícola y el comercio, sino que también requiere transformaciones más amplias en la vida política y social.

 
Cómo se aborda la igualdad en los estándares Fairtrade

Los estándares Fairtrade incluyen criterios que se han diseñado para evitar la desigualdad de género, incluyendo:
  •  Los miembros de las organizaciones Fairtrade no deben discriminar por razones de sexo o estado civil.

  •   Durante el reclutamiento de trabajadores, miembros de la organización no deben realizar pruebas de embarazo.

  •  Los miembros de la organización no deben participar en, apoyar o tolerar un comportamiento que es sexualmente intimidante, abusivo o de explotación.

  •   Los miembros de la organización deben establecer baja por maternidad, seguridad social y prestaciones de carácter no obligatorio de acuerdo con las leyes nacionales o de acuerdo con los convenios colectivos y reglamentos que puedan existir.

  •   Las reglas de la organización que determinan que pueden convertirse en un miembro no deben ser discriminatorias.

  •   Las organizaciones deben identificar a los grupos desfavorecidos y / o minoritarias dentro de la organización de acuerdo con, por ejemplo, sexo, edad o ingresos. Las organizaciones deben tener programas en relación con los grupos desfavorecidos y / o minoritarias, para mejorar su posición social y económica en la organización.

 
Más allá de los estándares

En 2015 Fairtrade revisó su estrategia de género para fomentar un enfoque de la perspectiva de género en todos los aspectos de nuestro trabajo. Esta nueva estrategia ha adoptado una serie de enfoques estratégicos específicos, así como los procesos técnicos e institucionales para lograr el objetivo de la igualdad de género.
 
Si bien hay muchos ejemplos en todo el sistema Fairtrade de las buenas prácticas adoptadas en la promoción de la igualdad de género, pero  ahora Fairtrade no ha seguido un enfoque sistemático e integrado de la promoción de la igualdad de género. Esta estrategia tiene como objetivo cerrar esta brecha y establecer una dirección y un enfoque claro para el trabajo global de Fairtrade sobre la igualdad para el 2016 -2020.
 
Varias organizaciones de pequeños productores ya están actuando en la preocupación por la igualdad de género. Hay muchos ejemplos de proyectos donde la Prima Fairtrade está  beneficiando directamente a mujeres, lo que permite cambios en la toma de decisiones y en las estructuras de poder en las organizaciones de productores certificados, y la mejora de las oportunidades económicas. Además de esto, algunas organizaciones de productores están llevando a cabo análisis de género de sus organizaciones y poniendo en práctica nuevos programas y políticas de igualdad de género.



Más sobre la estrategia global de Fairtrade para 2016 - 2020

Noticias sobre mujeres en el sistema Fairtrade


 









Recibe nuestro boletín



Encuentra los establecimientos donde venden productos de comercio justo certificado en tu provincia.

Sobre Fairtrade

FaceBook Twitter LinketIn Instagram YouTube Pinterest